Hongos Xilófagos del arbolado urbano de Madrid

79,00

Esta publicación se centra en los hongos xilófagos, incluyendo los que afectan a la estabilidad de las estructuras de los árboles urbanos, y por tanto éstos se entienden como dañinos por los efectos que pueden producir; sin embargo la realidad es que los hongos son un bioindicador de calidad excelente y un síntoma de biodiversidad del bosque urbano. El estudio de su ecología y efectos ecosistémicos (tanto beneficios como diservicios) resulta imprescindible, encontrándose todavía en un estado incipiente. Los avances recientes en el análisis de sus relaciones con la vegetación, fauna y suelo, beneficios, estructura, comunicaciones, simbiosis, están demostrando ser más amplias y fascinantes de lo que se podía prever hasta ahora. Su uso como bioindicadores del estado de salud de la vegetación o el ecosistema no se debe limitar a los hongos xilófagos. Obviamente, los parásitos y descomponedores tienen un papel crucial en la pérdida de la capacidad estructural de la madera y la caída de ciertas partes de los árboles, pero también como bioindicadores del estado de salud, madurez y decaimiento de un bosque. Asimismo, los hongos mutualistas también sirven para evaluar la calidad de un ecosistema, bien por ser micorrizógenos, con
los beneficios que ello aporta a la vegetación (Amaranthus1998; Hooker & al. 1994), o bien por ser bioindicadores de la calidad del aire según la presencia tanto de hongos micorrizógenos (Fellner1990) como de hongos liquenizados o líquenes (Crespo & al. 1977; Carballal & García 1988; Lijteroff & al. 2009).

Comprar ahora Leer más